jueves, octubre 06, 2005

Los grillos y el diablo

1. Quería escribir algo acerca del diablo. En eso estaba cuando vi un grillo que cruzaba el pasillo, cosa nunca vista en este edificio tan “moderno”. Dije en voz alta: “Ahí va un grillo. No lo maten, que trae mala suerte”. Alboroto momentáneo en la oficina. ¿Por qué trae mala suerte?, me preguntan mis colegas. La verdad es que no tengo idea, y lo más divertido es que no sé cómo ni por qué salió esa frase de mi boca. El grillo continuó su camino y se perdió bajo unos muebles. Concluyo que si pedí que no mataran al grillo, para no tentar a la mala suerte, no era yo la que hablaba, sino mi abuela y mi bisabuela, y de ahí para arriba.
Recordé, después, una escena relatada por mi padre: él, adolescente aún, “yacía” cerca de unas matas con una niña, en pleno campo, bajo un cielo estrellado, mientras los grillos cantaban y cantaban, incansables. Se dice que el grillo es símbolo de amor irresoluto e inconstante y también de inteligencia. Mi padre, por lo que cuentan quienes lo conocen de joven, se relaciona, en más de un sentido, con lo que representan esos bichitos cantores.
2. En Alhué, que en mapudungún significa, más o menos, lugar de fantasmas, dicen que habita el diablo, según diversas y conocidas leyendas de la zona. El diablo es un amante burlador que seduce, o simplemente viola, a las niñas, sin hacerlas perder su virginidad. Hace un tiempo leí “Los amores del diablo en Alhué” un libro de Abel Rosales que apareció en la década del 30 y que fue reeditado años atrás. En ese libro se reproduce la historia de unas vírgenes violadas. El amante es un señor de capa y sombrero negro que oculta su cara.
La imagen del diablo como amante supongo que es una cosa muy antigua en el imaginario popular. En algunos relatos su figura adquiere rasgos de humanidad, ya que no solo es amante, sino que también esposo, y, en consencuencia, el diablo convive con su señora diabla. Ambos pueden, incluso, formar una familia y, entonces, la escena se completa con un número indefinido de diablitos, como puede leerse en alguna recopilación de cuentos de Ramón Lalval.
A raíz del entusiasmo que generaron en mí estas sucesivas lecturas surgió la letra de esta cueca, con préstamos del lenguaje de Roberto Parra, un viejo diablo.

EL DIABLO LACHO

El diablo andaba de lacho
con una diabla colorada.
No imaginaba el coludo
que ella era carta marcada.

Pillaron a don Sata
en adulterio.
Lo corrieron a balas
entre los cerros.

Entre los cerros, mi alma,
el patas negras
arrancó con la cola
entre las piernas.

Le quebraron los cachos
al diablo lacho.

2 Comments:

At 4:15 a. m., Blogger Noticias del Viejo Mundo said...

Y como no hay primera sin segunda .... estamo esperando la segunda patita poh mi alma ...

Eso de las virgenes violadas suena "increible" por decir lo menos ... y bueno, dile a tu gente que haga mejor el aseo para que no se te meta el malulo disfrazao e grillo .. Saludos

 
At 3:50 p. m., Blogger FUCSIA said...

Luego de una agotadora jornada pude por fin achuntarle al "cómo", CÓMO!!! podía enviarte un comentario.... no trataré de ponerme al día, sólo te digo que me parece una excelente idea esta forma de comunicarnos, reflexionar y opinar en grupo....chuta, aunque ahora que lo pienso me da un poco de pudor esta cosa de escribirte a ti pero a la vez al resto, resto que no siempre conozco o que conozco pero sólo de mirada...de lejos...mmmm...¿será mejor medir mi lengua? o más bien, ¿mis dedos?

Oye, creo que nunca te había leído en prosa....creo.... me gusta mucho ese estilo NO académicointelectual...

Los grillos me traen a la memoria a los chinos, a las películas chinas... me recuerdan una en especial -tal vez Sarella la vió-..una en que una mujer muy joven, pobre y amorosa, es empleada de un famoso y joven músico que no la pezca ni en bajada.... ella es muy silenciosa y tiene un grillo a quien por las noches escucha cantar. Ella además de casi no hablar, no sabe leer y se pasea haciendo el aseo por la casa casi como un fantasma. La historia de tan simple y bella no se olvida y menos el grillo que de verdad es uno de sus protagonistas.... extraño protagonista.

Volviendo a la posible muerte del grillo y la salvada milagrosa... pucha...mmm.... me molesta esa onda occidental de matar o más bien despreciar la vida de todo lo que no sea humano o se acerque al ideal de humano (este comentario se lo agregaría Bush o el finado Merino)¿¡¡¡ en qué las molestaba el grilllo???!!! segurito que en todas mis otras vidas pasadas fui animal o planta porque me duele, me molesta esa cosa de matar porque sí... porque es diferente, por si las moscas, porque todo el mundo lo hace...UF!!!!

La cueca...mmmm....je,je,je...te las traes....

Nos leemos tomorrow??? mmm....no, tomorrow es sábado..el martes entonces porque el lunes querido René acá es F E R I A D O...

chado
Antonieta

 

Publicar un comentario

<< Home